miércoles, 11 de abril de 2012

Tania Díaz propone que medios privados difundan video sobre golpe de Estado de 2002


La parlamentaria del PSUV manifestó que la derecha y el imperialismo más nunca volverá a conspirar contra el pueblo venezolano
La diputada del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Tania Díaz, propuso este martes que los medios de comunicación privados, cómplices del golpe de Estado de abril de 2002 contra el presidente de la República, Hugo Chávez, difundan videos que muestren a los responsables de estos acontecimientos.
“Hemos visto a un Presidente de la República, después de haber sido secuestrado, pedir perdón a su pueblo, pero no hemos visto ningún acto de reconocimiento y de mea culpa de la derecha y de los medios privados”, dijo la parlamentaria durante el debate sobre los sucesos del 11, 12 y 13 de abril de 2002 en Venezuela, el cual se llevó a cabo este martes en la Asamblea Nacional.
Recordó la diputada que los medios privados y factores de la derecha (CTV, Fedecámaras, alto mando militar, entre otros) se fueron concentrando para fraguar este plan desestabilizador, a fin de  instaurarse en el Poder y adueñarse de los recursos del país.
Por esta razón, Díaz manifestó que desde abril de 2002 hasta la fecha, cuando se conmemoran 10 años del golpe de Estado, las plataformas comunicacionales privadas y sectores de la oposición han invisibilizado esta masacre contra los ciudadanos y ciudadanas venezolanas.
Rememoró que titulares como el de El Nacional “La batalla final será en Miraflores” y Últimas Noticias “Plenos Poderes” daban muestra del escenario que ya se venía orquestando para divulgar una falsa realidad virtual al mundo de los sucesos de abril.
“Hay una deuda muy grande (con la sociedad) cuando hablamos de lo que hicieron los medios de comunicación social para ese entonces (abril de 2002)”, puntualizó.
Asimismo, recordó que en los hechos del golpe de Estado de abril de 2002 los medios de comunicación se dedicaron a linchar moralmente a los líderes de la revolución bolivariana. “El objetivo de las empresas comunicacionales era amedrentar al pueblo venezolano, para impedir que saliera a las calles en defensa del proceso revolucionario y del presidente Chávez”, concluyó.
Texto/Yenderth Alcalá
Foto/Archivo