viernes, 23 de marzo de 2012

IMC rechaza protesta de comparsera


Richard Valderrama
Las pruebas existentes lo demuestran la legitimidad de la evaluación Directivos del Instituto Municipal de Cultura (IMC Caroní), su alta gerencia y funcionarios, reunidos con una representación del jurado calificador de la festividad carnestolenda de 2012 denominada “Raíces de mi Tierra”, mostraron en rueda de prensa documentos administrativos como actas de reuniones pre-evento, de calificaciones y evaluaciones que sustentan la veracidad de los resultados arrojados en la premiación de las comparsas y los trajes individuales del presente año.
Delio Jiménez, presidente encargado del IMC Caroní, enfatizó que antes del lunes y martes de carnaval ya estaban claras las condiciones impuestas a los comparseros y diseñadores de trajes individuales para participar en la tradicional fiesta popular del Rey Momo en Ciudad Guayana, siendo una de ellas la premiación a tres primeros lugares, sólo si en una disciplina había más de cinco equipos de trabajos y que si estaban inscritas tres se premiaría sólo una.
El directivo del ente cultural local exigió a quien se encuentra en estado de protesta apostada en la sede del IMC Caroní a que respete la decisión tomada de manera sistemática por el promotor cultural de la Universidad de Oriente, Giovanny Nuñez; Yan Carlos Rendón del Ministerio del Poder Popular para la Cultura; la presidenta de Fundasig Casa de la Mujer, Judith Betancourt y María Grisel, directora de Danzas Pijiguaos en su calidad de jueces del evento artístico.
Señaló que “ellos (el jurado) tenían claras las condiciones para realizar la evaluación, además son profesionales artísticos preparados para afrontar el reto que se les impuso y para ello estuvieron durante dos días continuos pendiente de los trabajos presentados en la avenida Gumilla; sus apreciaciones determinaron quienes ganaron y contra eso no nos vamos a poner en contra, ni vamos a cambiar sus conclusiones”.
Para Jiménez en ningún momento la institución cultural de la ciudad se negó a escuchar y mostrar los documentos del evento a la cultora popular Gracy Kelli, a quien se le ha demostrado que su actitud no tiene fundamento por lo que la instó a parar su actuación que de por sí afecta la buena convivencia en el IMC Caroní, lugar donde acuden diariamente una población considerable de niños, niñas y adolescentes a recibir sus clases de música.
En cuanto a una serie de denuncias formuladas y amenazas realizadas por la representante de la Asociación Civil Okin y sus allegados en contra de funcionarios municipales, efectuadas tanto de manera directa como en los medios de comunicación social de la entidad, señaló que no está todavía en los planes del instituto utilizar de manera legal y legitima el derecho a la demanda judicial contra quienes sin ningún tipo de pruebas promuevan “chismes de pasillo” que pueden ser derrotados con “pruebas en mano”, pero que tampoco se quedarían callados.
“No estamos persiguiendo a cultores populares de la ciudad, por eso a pesar de las amenazas e improperios recibidos no hemos realizado denuncia ante los entes judiciales, policiales y legales del estado venezolano como la Fiscalía General de la República y el Cicpc, pudiendo hacerlo en base al comportamiento mostrado por representantes de la A.C. Okin”, aseguró.
Por su parte, Yuleima Gascón, gerente general del IMC Caroní, describió el comportamiento de los demandantes (A.C. Okin) como fuera de lugar, lamentó que luego de haberse realizado una temporada de carnaval con poco presupuesto pero que con creatividad se hizo lo posible para llevar a cabo 15 actividades (carnaval parroquial, carnavales del ayer, elección de la reina, lunes y martes de carnaval), “termine de la manera que ya conocemos por la conducta inapropiada de un reducido grupo de personas”, dijo.
“Es nuestro deseo que termine la campaña “amarillista” e irresponsable mostrada por la A.C. Okin, cuya intención es poner contra la pared al IMC Caroní y que esta viole sus propias condiciones y reglamentos impuestos para el desarrollo de la actividad carnestolenda; entiendan que es hora de pasar la página y seguir avanzando, prepararse para los eventos culturales porvenir”.